¿Cuándo deben sustituirse las piezas de desgaste?

0
18
Recambios de coche
© AdobeStock / nosorogua

¿Qué son las piezas de desgaste?

Cuando quedamos con amigos, suele llegar un momento en que la conversación gira en torno a los coches. También es entonces cuando empieza la discusión sobre el consumo de combustible y la duración de los trayectos. De vez en cuando, también se aborda el tema de las reparaciones y el reemplazo de piezas desgastadas o dañadas. Es en este momento cuando podemos conocer la opinión de quiénes no deberíamos comprar automóviles. No es algo nuevo saber que lo mejor es llevar un automóvil al concesionario después de 8 años de uso. Uno de los mayores errores es vender el automóvil después de 3-5 años. Por supuesto, no se tienen en cuenta casos en los que se gana tanto dinero que una depreciación del 50% no causa impresión.

Si quieres limitar los gastos asociados a la explotación, debes planificar cuidadosamente las actividades de mantenimiento. ¿Qué elementos se consideran piezas de desgaste? Neumáticos, discos y tambores de freno, pastillas y zapatas de freno, todos los filtros, líquidos de operación, amortiguadores, muelles, brazos y todos los extremos de la suspensión y la dirección, juntas y ejes de transmisión, el embrague y los accesorios del motor. La mayoría de estos elementos son capaces de durar toda la vida útil sin necesidad de reemplazo, pero algunos deben cambiarse regularmente.

¿Los neumáticos son piezas de desgaste?

neumaticos
© AdobeStock / m.mphoto

Las ruedas y los neumáticos también son piezas de desgaste y, por tanto, requieren una inspección periódica. Aunque la ley estipula una profundidad mínima del dibujo de los neumáticos de 1,6 milímetros, lo ideal es que no sea inferior a tres milímetros. La presión de los neumáticos también debe comprobarse al menos una vez al mes. Se podría pensar que los neumáticos que solo llevan unos años guardados en el garaje siguen como nuevos. Pero no, advierte el ADAC. Los neumáticos envejecen aunque no se hayan utilizado nunca. Por lo tanto, se aplica lo siguiente: los neumáticos que tengan más de ocho años no deben utilizarse.

¿Qué elementos se consideran piezas de desgaste?

Al principio puede no parecer tan importante que el limpiaparabrisas ya no limpie correctamente en algunos lugares. Pero a largo plazo, con lluvia intensa, dificulta enormemente la visión y esto supone un esfuerzo considerable para la concentración del conductor. Por lo tanto, si las escobillas están porosas o simplemente ya no limpian correctamente, deberías adquirir un nuevo juego de limpiaparabrisas. El líquido limpiaparabrisas también debe revisarse con regularidad. Y en invierno, por supuesto, no olvides el descongelante.

Piezas de desgaste: un sistema de frenos que funcione correctamente puede durar incluso 100.000 km sin necesidad de sustituir sus elementos. Depende mucho del estilo de conducción y de las condiciones de funcionamiento del coche. ¿Cuándo deben sustituirse los discos y las pastillas de freno? Cuando estén desgastados. ¿Cómo se puede determinar esto? Visualmente, por supuesto, por el grosor de las pastillas de freno, pero también al frenar, cuando se produce el fading -sobrecalentamiento del sistema-, que se nota por el rugido de las ruedas delanteras. Conviene comprobar si las pinzas de freno están sucias y si las pastillas rozan. A menudo, en el taller le dicen al cliente que las pastillas de freno no durarán hasta la próxima revisión y que hay que cambiarlas. No es una buena estrategia.

Hoy en día, muchos coches recorren 30.000 kilómetros entre una inspección y otra, lo que a menudo supone dos años de uso. Quizá sea mejor esperar a que sean los propios frenos los que indiquen que hay que cambiarlos. Esto puede indicarlo un chirrido debido a la construcción especial de las pastillas o el encendido del testigo en el salpicadero. No debemos olvidar comprobar los guardapolvos de los pistones de freno en la pinza, así como las cubiertas de las guías. Si se aprecian daños mecánicos, estas piezas deben sustituirse inmediatamente.

Piezas de desgaste
© AdobeStock / Kadmy

Los filtros y los líquidos de servicio deben cambiarse en los intervalos especificados por el fabricante del vehículo. Sin embargo, se deben observar los pasajes correspondientes del manual de instrucciones. En él se indica que el intervalo entre cambios debe reducirse a la mitad si el coche se utiliza en «condiciones difíciles». ¿Qué son «condiciones difíciles»? Son, por ejemplo, los trayectos en ciudad. Cuando vamos al trabajo, normalmente recorremos distancias de no más de 10-15 km, lo que, por ejemplo en invierno, no es suficiente para calentar bien todos los mecanismos. Por eso, aparte de todo lo demás, merece la pena cambiar el aceite, el filtro de aceite y el filtro de aire con más frecuencia, sobre todo cuando se viaja en ciudad.

En contra de lo que asegura el fabricante de que el filtro del habitáculo, por ejemplo, durará 60.000 kilómetros, es mejor cambiarlo dos veces al año. En otoño y en primavera. Esto no supone ningún gasto importante y garantiza la eficacia del sistema de aire acondicionado y ventilación. Sustituir el filtro de aire con más frecuencia también reduce la probabilidad de averías en el caudalímetro.

El embrague también se desgasta lentamente y no emite señales claras que indiquen su inminente fin. Conducir otro coche puede ayudar en este caso. Entonces, es posible que nos demos cuenta ahora de que algo va mal. Los primeros síntomas pueden ser un ligero deslizamiento del embrague en la última marcha o una mayor dificultad para cambiar a primera o marcha atrás. Los accesorios del motor no se desgastan en proporción a los kilómetros recorridos. Aquí son más importantes las horas de funcionamiento del motor.

El alternador trifásico se desgasta aunque estemos en un atasco con el motor encendido. Los arranques frecuentes y trayectos cortos influyen en el desgaste del motor de arranque. El alternador trifásico suele averiarse de forma inesperada. El testigo luminoso se enciende y nos informa de que la batería es ahora la única fuente de energía de nuestro vehículo.

Esto nos complica la vida. Si el motivo de la falta de carga es el desgaste de las escobillas, un ligero golpe en el alternador trifásico puede proporcionar un alivio temporal. Si comienza a cargarse, las escobillas desgastadas son la causa del problema. De lo contrario, la causa puede ser otro daño o un fallo en la regulación de tensión. También se producen daños en la polea, que hoy en día consta de dos elementos de acero unidos con caucho vulcanizado. De este modo se evitan las vibraciones. Sin embargo, estas poleas pueden deshacerse.

La situación es similar en el caso del motor de arranque. Si se oye un solo golpe tras girar la llave, las escobillas están sin duda desgastadas. Un ligero golpe en el motor de arranque también puede ayudar en este caso. Si no se oye el golpeteo, puede tratarse de un fallo en el llamado sistema automático. El golpeteo significa que la caída de tensión durante el arranque es demasiado alta y esto puede estar asociado a un fallo en el sistema de carga o en la batería.

¿Con qué frecuencia es necesario controlar los líquidos?

Por supuesto, además de las piezas de desgaste, hay otras cosas en el coche que deben revisarse y sustituirse periódicamente. Por ejemplo, el líquido de frenos y el aceite de motor. Dependiendo del kilometraje del vehículo, puede que sea necesario sustituirlos un poco antes. El libro de mantenimiento o la etiqueta informativa del compartimento del motor contienen información sobre la fecha de caducidad correspondiente. El líquido refrigerante debe cambiarse cada cinco años y el líquido de frenos cada dos. Se trata de dos tareas que casi nadie realiza, pero que son muy importantes desde el punto de vista de nuestra seguridad y de un funcionamiento sin problemas.