Piezas de repuesto para autocaravanas

Filtros de aire de habitáculo

(4157 resultados encontrados)

El filtro de habitáculo de su coche permite reducir la cantidad de dióxido de nitrógeno en el aire. Cada vez estamos más expuestos a estos contaminantes atmosféricos, sobre todo en las aglomeraciones urbanas. Los filtros de habitáculo convencionales pueden sustituirse a menudo por filtros de carbón activado más eficientes. Eche un vistazo a nuestra tienda y encuentre el filtro adecuado para su vehículo.

Seleccione un coche para mostrar las piezas correspondientes de la categoría Filtros de aire de habitáculo

Todos los fabricantes

Tipos de filtros de habitáculo

Los filtros de habitáculo se dividen en dos variantes clásicas: filtros de partículas y filtros combinados.

  • Filtro de partículas: filtra las impurezas en forma de partículas presentes en el aire. Estas partículas pueden ser de diferentes tamaños y, sobre todo, de diferentes orígenes. Hay muchos tipos de partículas, desde el polen y el polvo de la carretera hasta el polvo de los frenos, el hollín y la abrasión de los neumáticos. Estas son recogidas del aire y retenidas por el filtro, de modo que el aire que entra en el vehículo está libre de estas partículas nocivas. Incluso las partículas más pequeñas, de menos de cinco micras, pueden ser eliminadas del aire por los filtros modernos. Es una bendición, especialmente para las personas alérgicas.
  • Filtro combinado: la segunda variante contiene una capa adicional de carbón activado, además de las ventajas de un filtro de partículas. Por tanto, este tipo de filtro de habitáculo puede filtrar no solo partículas y polvo, sino también gases nocivos (como ozono o benceno) y olores. Muchos vehículos modernos están equipados de serie con un filtro combinado que es a la vez un filtro de partículas y un filtro de carbón activo.

Sustitución periódica del filtro de habitáculo

Independientemente del filtro que haya elegido a través del fabricante de su coche, siempre es necesario sustituirlo periódicamente. La vida útil de los filtros está básicamente relacionada con el tiempo que se utilizan. Para garantizar su correcto funcionamiento, los fabricantes dan instrucciones específicas sobre la frecuencia con la que deben cambiarse los filtros de habitáculo.

¿Por qué hay que cambiar el filtro de habitáculo del coche?

Con el paso del tiempo, el filtro se llena de diferentes sustancias, de modo que la permeabilidad del aire disminuye. Como consecuencia, el rendimiento del filtro disminuye considerablemente y ya no se puede garantizar el correcto funcionamiento del filtro de habitáculo del coche. Si el filtro está dañado, también debe sustituirse. Los daños pueden verse en la superficie del filtro.

¿Cuándo debe sustituirse el filtro de habitáculo?

Hay una serie de señales que pueden indicar que ha llegado el momento de sustituir el filtro de habitáculo:

  • Las ventanas se empañan.
  • Hay un olor desagradable en el vehículo con las ventanas cerradas.
  • La presión del aire es insuficiente cuando el ventilador está en marcha.
  • El funcionamiento del aire acondicionado es deficiente.
  • El aire no circula correctamente.
  • El interior no se calienta lo suficiente en invierno.

No todos estos síntomas justifican necesariamente la sustitución del filtro de habitáculo. Primero debe descartar ciertas causas que también podrían ser responsables:

  • Es posible que el filtro del habitáculo no esté colocado correctamente.
  • Puede que esté conduciendo por carreteras polvorientas y que los síntomas solo aparezcan en este tipo de carreteras.
  • Está utilizando el filtro de habitáculo más del tiempo máximo especificado.
  • Se ha derramado grasa o agua sobre el filtro y su superficie de trabajo.
  • El material del filtro ha sido dañado por partículas extrañas o suciedad.
  • Se han absorbido demasiados productos químicos, lo que reduce la eficacia del filtro.

Aunque no note ningún síntoma en su vehículo, le recomendamos que se someta a una revisión cada 10.000 kilómetros aproximadamente. Si circula a menudo por carreteras polvorientas o en mal estado, se recomienda una revisión a los 5.000 kilómetros.

Comprobación, limpieza y sustitución del filtro

A continuación le damos algunos consejos y sugerencias paso a paso sobre cómo encontrar, comprobar y, a continuación, limpiar el filtro de habitáculo.

Sin embargo, la regla es siempre la misma: si el filtro está demasiado sucio, dañado o demasiado viejo, debe ser reemplazado.

  • Encontrar el filtro de habitáculo: la mayoría de las veces, el filtro se encuentra debajo del capó, pero en algunos modelos es posible encontrarlo en la parte inferior de la consola central.
  • Revisar el filtro de habitáculo: una rápida inspección visual puede determinar si el filtro del habitáculo está dañado. Si el filtro está muy dañado, debe sustituirse.
  • Limpiar el filtro de habitáculo: si no hay daños o defectos visibles, puede desmontar el filtro y sacudirlo. Sin embargo, tenga cuidado de no hacerlo en un ambiente húmedo. Para ello, retire primero la tapa, que está fijada con tornillos o clips.
  • Sustituir el filtro de habitáculo: si no basta con sacudir el filtro y limpiarlo suavemente, ha llegado el momento de sustituirlo. El filtro de habitáculo es un componente barato y puede sustituirlo fácilmente usted mismo. Si el filtro debe sustituirse debido a daños graves, es aconsejable revisar también otros componentes. Esto evitará que el daño afecte a otros componentes y cause averías en el futuro.

Usted mismo puede cambiar el filtro fácilmente después de haber seleccionado el filtro adecuado para su modelo de coche en Motointegrator. Los filtros de habitáculo para el Volkswagen Golf 7 son los más populares, pero también para otras marcas de coches conocidas. Aproveche nuestro envío rápido para obtener el filtro de habitáculo y sustituirlo rápidamente.

Productos principales de la categoría Filtros de aire de habitáculo

Criterios de clasificación

¿Cómo funciona un filtro de habitáculo?

El filtro de habitáculo, también conocido como filtro de partículas, de polen y de aire acondicionado, es un equipo estándar en la mayoría de los vehículos modernos. El filtro realiza tareas importantes.

El filtro de habitáculo apareció por primera vez en relación con los sistemas de aire acondicionado. Varios fabricantes de automóviles ofrecen el filtro de polen para personas alérgicas, incluso sin aire acondicionado. Sin embargo, el aire acondicionado también forma parte del equipamiento básico de la mayoría de los vehículos hoy en día, por lo que la cuestión de la existencia de un filtro de habitáculo generalmente solo se plantea en vehículos más antiguos. El aire que sale de la carcasa de calefacción y aire acondicionado, y que se introduce en el vehículo desde el exterior, limpia el aire.

¿Qué filtros de habitáculo se distinguen?

Se hace una distinción entre dos filtros diferentes: un filtro interno convencional o un filtro de polen, que filtra solo mecánicamente, y un filtro combinado, que además está recubierto con carbón activado y también filtra químicamente.

El filtro convencional consiste en un vellón de papel técnico. Como resultado, las partículas de suciedad suelen ser atraídas por una carga estática. Con el tiempo, los poros se obstruirán y será necesario sustituir el filtro. Los poros de los filtros de fabricantes más conocidos son de calidad tan alta que permiten filtrar incluso las partículas contaminantes más pequeñas. Por lo tanto, no deben utilizarse filtros baratos, cuyo origen se desconoce en gran medida.

El filtro combinado con revestimiento de carbón activado también puede filtrar químicamente. De este modo, también se pueden filtrar los gases del aire. Esto incluye numerosos olores que no entran en el interior del coche.

¿Puede funcionar la ventilación sin filtro?

Con esta configuración, la ventilación no se puede activar sin filtro, ya que este se instala en el armario de la calefacción y el aire acondicionado de tal manera que filtra el aire después de pasar por el evaporador del aire acondicionado o el intercambiador de calor.

Sin embargo, el filtro se puede quitar. No obstante, esto no es recomendable, ya que el filtro de habitáculo tiene un efecto positivo en la salud de los pasajeros. Especialmente en el tráfico rodado, la cantidad de partículas de suciedad es muy alta. Esta es precisamente la razón por la que los vehículos actuales están equipados con filtros de habitáculo adecuados. Por cierto, un filtro de habitáculo también hace un buen trabajo para el medio ambiente: el aire ambiente se filtra y, por lo tanto, se limpia y se descarga de nuevo al exterior. Esto reduce significativamente el nivel de partículas de suciedad, ya que la mayoría de los vehículos están equipados con un filtro de partículas.

¿Es el filtro de habitáculo responsable del olor en la cabina? ¿Puedo aplicar aceite perfumado al filtro?

El filtro interno también es responsable del olor si es un filtro de carbón activado. Sin embargo, en la medida en que los olores se neutralizan. No se recomienda aplicar aceite perfumado al filtro ya que las sustancias que causan olor se evaporan rápidamente y el filtro se obstruye con aceite innecesariamente.

¿Pueden los filtros interno y de polen ser responsables de olores desagradables?

Sí, especialmente si hay un retraso en el mantenimiento. Si el filtro está obstruido, el flujo ya no es óptimo. En esta zona también existen desagües para el agua de condensación de los sistemas de aire acondicionado. De esta manera, el exceso de aire es redirigido. Los filtros ahora también aspiran el agua de condensación. Si el retraso en el mantenimiento se prolonga, el filtro de habitáculo empieza a emitir un olor desagradable. El goteo de agua en la superficie del suelo también es señal de un gran retraso en el mantenimiento. En el peor de los casos, hay que retirar el salpicadero y limpiar todos los desagües y tuberías.

Filtro de habitáculo ¿normal o de carbón activado y por qué?

Como se ha mencionado anteriormente, el filtro de carbón activado también filtra químicamente. Por lo tanto, siempre es preferible. Sin embargo, ambos filtros deben ser mantenidos y reemplazados regularmente.