Verano: los puntos sensibles de tu vehículo

0
20
Verano
© janista / Shutterstock

Conducir en verano: las causas más comunes de fallas

El verano es la temporada de vacaciones. Para que el largo viaje en coche no sea interrumpido por una avería, primero hay que revisar algunos puntos vulnerables típicos.

Avería
© Fotosenmeer / Shutterstock

Cambiar el aceite de motor a tiempo

Según las estadísticas sobre averías del club automovilístico alemán ADAC, la avería del motor ocupa el décimo lugar en términos de frecuencia. Por lo tanto, es raro que el árbol de levas y el pistón se detengan repentinamente. Sin embargo, estos daños son particularmente costosos. Hoy en día, los largos intervalos de cambio de aceite no deberían hacer olvidar la necesidad de cambiar el aceite. Además, el nivel de aceite debe ser controlado regularmente. La primavera es el momento adecuado para el cambio de aceite. La condensación que se forma a menudo durante el invierno reduce el poder lubricante del aceite de motor.

El incumplimiento de los intervalos de reemplazo de la correa de distribución es igualmente problemático. Aunque se tiende a posponer esta costosa intervención, no se debe omitir bajo ninguna circunstancia. La ruptura de la correa generalmente no da señales de advertencia.

Un termostato defectuoso puede provocar el sobrecalentamiento del motor

Otra causa de daños en verano es el sobrecalentamiento del motor. Contrariamente a lo que se piensa, la causa no suele ser la falta de refrigerante. En un motor moderno, el líquido refrigerante no pasa por el radiador durante el arranque en frío. De este modo, el bloque del motor alcanza más rápidamente su temperatura de funcionamiento, lo que permite reducir el consumo. Un termostato controla la apertura de una válvula, permitiendo que el líquido circule por el radiador. Si el enfriamiento por el viento no es suficiente, se enciende un ventilador. Un termostato defectuoso puede, por lo tanto, fácilmente provocar un sobrecalentamiento. Esto impide el buen funcionamiento del sistema de refrigeración.

La batería se somete a una gran carga en verano

Es igualmente importante mantener la batería regularmente. El alto consumo de corriente debido al aire acondicionado supone una carga adicional en verano y, al mismo tiempo, las baterías de plomo-ácido convencionales pueden perder líquido por evaporación. Si ya se nota una disminución en el rendimiento, a menudo es demasiado tarde, el acumulador de electricidad está irremediablemente dañado. Por ello, es recomendable rellenar con agua desmineralizada a tiempo.

Reemplazar regularmente el líquido de frenos

En verano, los frenos también son particularmente vulnerables. La causa: las altas temperaturas exteriores hacen que el sistema de frenos se caliente más que en invierno. Si se ha acumulado agua en el líquido de frenos, se forma vapor dentro del circuito de frenado. El punto de presión de los frenos se desplaza. Esto provoca una dosificación incorrecta y una disminución de la eficacia del frenado. El problema es aún más grave ya que la carga es mayor durante las vacaciones debido al peso adicional del vehículo.

El aire acondicionado mejora la seguridad al volante

Coche en verano
© And-One / Shutterstock

Los vehículos más antiguos también necesitan una revisión del aire acondicionado. Normalmente, el sistema está cerrado y no pierde refrigerante. Sin embargo, hay pequeñas pérdidas que reducen el rendimiento del aire acondicionado, sobre todo en verano. Pero en ningún caso se debe prescindir del aire acondicionado. Está demostrado que el calor en el coche reduce la capacidad de concentración. Quienes estén considerando teñir sus ventanas con película deberían hacerlo cuanto antes. La reflexión de los rayos solares permite reducir eficazmente el calentamiento del habitáculo. Con estas simples medidas, podrás llegar a tu destino con seguridad, incluso en pleno verano, y disfrutarás de tus vacaciones con tranquilidad