Prueba de conducción al comprar un coche: ¿en qué hay que fijarse?

0
39
Prueba de conducción
© Minerva Studio / Shutterstock

Para muchos compradores de coches, realizar una prueba de conducción parece ser un tema secundario, que se trata de forma superficial. Sin embargo, una prueba de conducción es la mejor oportunidad para probar el vehículo desde todos los ángulos, tanto si se trata de un coche nuevo como usado. Estos consejos te ayudarán a sacar el máximo partido a tu prueba de conducción.

Tómate tu tiempo al realizar una prueba de conducción de un coche

En la mayoría de los concesionarios, la prueba del vehículo en venta dura unos veinte minutos como máximo. Es obvio que es imposible descubrir todas las funciones y determinar si el vehículo cumple con tus expectativas durante este corto período de tiempo. Por lo tanto, el lema es: ¡tómate tu tiempo a la hora de probar el coche! Lo ideal es que el trayecto dure al menos una hora. Al fin y al cabo, quieres probar el coche que te acompañará durante los próximos años en el mayor número posible de situaciones cotidianas. Si estás pensando en comprar un coche de segunda mano, es conveniente que dejes tiempo para una revisión a fondo por parte de un profesional. Concierta una cita con tu concesionario con antelación y hazle saber cuánto tiempo quieres dedicar a la prueba de conducción.

Familiarízate con las funciones

La prueba de conducción del coche no comienza desde el momento en que arrancas, sino desde el momento en que te subes al coche. Ya puedes evaluar el nivel de confort del coche y familiarizarte con las principales funciones. Pídele al concesionario que te enseñe y explique todo, desde el aire acondicionado y el alternador hasta el ajuste de los asientos y el claxon. Prueba también los elevalunas, el techo solar, la radio y cualquier otro equipamiento disponible. Cuanto mejor conozcas el coche en esta fase, menos sorpresas (desagradables) te llevarás después de comprarlo.

Aprovecha la prueba de conducción para probar diferentes situaciones de conducción

Conduzca preferentemente tanto por ciudad como por carreteras rurales y autopistas. Observa atentamente cómo se comporta el coche en diferentes situaciones, por ejemplo, acelerando al máximo en autopista, conduciendo a ritmo de paseo, en línea recta o en curvas. Apague la radio y concéntrese en los sonidos del coche durante el viaje. Por ejemplo, ¿suena el mecanismo de la dirección en las curvas cerradas? Esto debería alertarte de un problema, al igual que el hecho de que el coche tire hacia un lado cuando conduces en línea recta, que el tubo de escape emita demasiado humo o que el sistema antibloqueo de frenos parezca funcionar mal. Prueba también todas las combinaciones de marchas posibles y comprueba si todo funciona con suavidad.

Revisar un coche usado

Cuando se trata de un coche de segunda mano, no solo tienes que determinar si su manejo y equipamiento se ajustan a tus deseos, sino también si todos los componentes del coche están en perfecto estado de funcionamiento o si hay algún fallo que pueda acarrear rápidamente costosas reparaciones. Al fin y al cabo, no siempre puedes fiarte de lo que diga el concesionario. Algunos siempre intentarán ocultar daños en el coche o no dudarán en manipularlo. Como medida de precaución, desplázate a un centro de inspección técnica Dekra, TÜV, ADAC u otro, que examinará detenidamente el vehículo usado. Por supuesto, deberías hablarlo antes con el concesionario, ya que una inspección completa lleva su tiempo. El coste ronda los cien euros. A cambio, estarás más tranquilo y, en el peor de los casos, evitarás una mala compra.

Compara varias ofertas

Aunque quedes entusiasmado tras la prueba de conducción, no firmes el contrato de compraventa de inmediato. Tómate tu tiempo para comparar distintos modelos y ofertas. Si se trata de un coche de segunda mano, infórmate sobre los precios del coche que quieres en distintos concesionarios y sitios web. Lo mejor es probar varios modelos para poder comparar bien. Al comprar un coche nuevo, puedes ahorrar dinero negociando descuentos. También en este caso es importante conocer los precios que cobran otros concesionarios.