Conducción económica: ¿cómo llevarla a cabo?

0
33
Conducción económica
@ Shutterstock / VGstockstudio

Los automóviles sin duda cuestan mucho dinero. A esto hay que añadir el mantenimiento periódico y las reparaciones inevitables. Por lo tanto, muchos propietarios de automóviles buscan reducir al máximo sus gastos de combustible. Sin embargo, la tarea es difícil dada la tendencia alcista de los precios. ¿Conducir menos, buscar gasolineras baratas o comprar un coche económico? ¡Tantas posibilidades que no están al alcance de todos! Existe una opción universal: adoptar un estilo de conducción económica que ahorre combustible para minimizar los gastos de combustible.

Hemos reunido para ti algunos consejos prácticos:

Adopta una conducción anticipativa

Numerosas pruebas revelan que una conducción anticipativa es esencial para ahorrar combustible. De hecho, cada frenada desperdicia energía. Además, después de una parada, la reanudación consume mucho combustible. La elección de la marcha adecuada también es importante. Después de arrancar, los conductores económicos deben asegurarse de cambiar inmediatamente a segunda marcha. El consumo de combustible es menor cuando la marcha es alta y el régimen es bajo. La regla es la siguiente: cambiar de marcha a un régimen de aproximadamente 2.000 revoluciones por minuto.

Cada elemento adicional consume combustible

A pesar de la mejora de los motores y las innovaciones, el consumo de combustible no ha disminuido. La razón de esto es el peso cada vez mayor de los automóviles. Los numerosos equipos de seguridad, como los airbags, etc., que se integran en el vehículo aumentan considerablemente su peso. Solo en los últimos años se ha observado una tendencia a reducir el peso de los vehículos, lo que permite disminuir el consumo de combustible.

Un vehículo con tracción total, por ejemplo, consume más debido al alto consumo del tren motriz. Del mismo modo, el aire acondicionado es un verdadero consumidor de combustible. Estudios muestran que el consumo de combustible aumenta en promedio medio litro, e incluso más para algunos vehículos.

Consejo: ¡Cierra las ventanas para evitar que el consumo de combustible se dispare cuando se activa el aire acondicionado!

Apaga el motor

Incluso durante paradas breves, tiene sentido apagar el motor para ahorrar combustible. Aunque la luz roja parezca corta, apagar el motor es útil. Los vehículos modernos facilitan esta operación gracias al innovador sistema de parada y arranque automático.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que si el motor no está funcionando, la presión del sistema de frenos puede ser insuficiente. Como resultado, el servofreno tampoco funciona y pueden producirse situaciones peligrosas.

Utiliza el control de crucero

El control de crucero es clave para una conducción económica, ya que permite mantener una velocidad constante y ahorrar combustible en trayectos largos. En situaciones particulares, como en pendientes, se requiere una intervención manual. Ten en cuenta que el motor consume más combustible cuando el vehículo funciona en el 20% superior de su rango de potencia. Lo notarás a más tardar en la estación de servicio. Por lo tanto, intenta conducir de manera regular y moderada. Tampoco utilices neumáticos extra anchos, ya que aumentan el consumo de combustible en condiciones normales.